jueves, abril 12, 2007

Dia del niño


Según el Informe Temático 2006 del PNUD, UNICEF y PLAN, Existen en Bolivia 4.1 millones de niños, niñas y adolescentes que representan en conjunto el 44% de la población nacional, de los cuales 1.5 millones tienen entre 0 y 5 años. Esto hace que seamos un país con una estructura de edades altamente concentrada en la niñez. De igual forma dos encuestas realizadas a niños, niñas y adolescentes en Bolivia, por el mismo informe, sobre la auto percepción de sus derechos y el maltrato muestra que niños y adolescentes de distintos grupos de edad perciben el derecho a tener una familia como el primero, como segundo el derecho a la identidad y como tercero el derecho a “no ser maltratado”.

Hoy desperté temprano con la llamada de mi hijita de 4 años que me pedía que la felicite y le desee suerte en su fiesta infantil. Es tu día princesa le dije y me respondió que era el día del niño, le dije que no, que es de ambos y respondió “si y de la niña también”. Creo que fue la primera charla de género que tuvimos, la primera vez que hablamos de su derecho a la igualdad de oportunidades y capacidades como niña, como futura mujer boliviana.

En este momento mi hija esta disfrutando del circo comercial de esta fecha, de toda la atención del mundo y de lo que más le gusta a una niña de 4 años, jugar, comer comida chatarra, ver a algún payaso. No sabe, desconoce que al mismo tiempo otra niña en Beni perdió todo pero igual salta, juega con una muñeca vieja rescatada del barro de la inundación. No ha escuchado que otra niña, igual de risueña que ella, en el Altiplano paceño no puede ir al colegio, por que es mujer y la menor, por que debe cuidar a la wawa más chica, mientras la hermana mayor saca las ovejas a pastar.

Anoche mi hija se durmió temprano y despertó con energía para ir a su fiesta infantil. Al otro lado de la noche, al mismo tiempo, otro niño cayo rendido en un cartón en el cemento de El Prado paceño, mientras su madre, accullicu en boca, se la pasó vendiendo dulces y puchos a la salida de un boliche. Se durmió en el piso, en el aguayo de su madre, mientras jugando con una tapa la acompañó obediente toda la noche mientras ella atendía el quiosco.

Mi hija a los tres años tuvo que sacar Carnet de Identidad para viajar en avión y ahora lo lleva feliz en su carterita cuando llega a su ciudad. Me contó que aprendió su nombre y dice que sabe dibujar la T de su apellido. La otra vez fuimos al parque y se encontró con un niño de su edad tocando charango. Le llamó la atención como tímidamente le disputaba el columpio. Le preguntó su nombre y no respondió, no aprendió en la calle el español, no está registrado aún por que su madre tampoco tiene certificado de nacimiento y migró de Potosí por la sequía de este otro niño que a unos moja y a otros los deja sin siembra.

MI niña irá a ver hoy al dinosaurio púrpura aquel y comerá pollo con papas fritas, seguro por correr tanto se rasmillará la rodilla como siempre y llorará un rato, ajena al l maltrato, la violencia física y psicológica constante que 1 de cada 2 niños en el país sufre. Nació del otro lado de la línea, con diferentes oportunidades, ella no escogió, simplemente le toco, en un país donde al 70% también le toca nacer debajo de la línea de la pobreza aquellos otros niños, niñas y adolescentes bolivianos tampoco escogen ser maltratados física y psicológicamente, ser violados, pasar hambre, no terminar la escuela, sobrevivir en la calle, escondiendo el rostro mientras te lustran el zapato, mientras clefean bajo el puente.

Me quedo pensando en una frase de mi hija “ese niño no tiene comida, sus papis no le dan, ¿por que? Y en que hacer como boliviano, como ciudadano, este y los otros días del año por aquellos niños, niñas y adolescentes que les tocó la calle y tienen sus derechos vulnerados. Será qué nos queda enseñarles como padres a escoger por el respeto, la no discriminación, la igualdad, la solidaridad, no sé si con eso basta.

Van a disculpar amig@s adultos, quería compartirles estas ideas que me van dando vueltas en la cabeza en este día

Saludos

10 comentarios:

Jota, Jota: --> baBaJota dijo...

UFff...!!!

Estimado Ganja.. comparto completamente lo que sientes, por que es cierto, y la impotencia nos puede deprimir... pero si tuvieramos el poder de cambiar toda una realidad talvez lo haríamos...

Creo que lo importante es que en tu posibilidad (y talvez la mía) que con lo qye podamos hacemos que las cosas puedan ser mejores... aunque a veces es muy difícil...


Honestamente y con mucho respeto admiró mucho ese amor de buen padre hacía tu hija ( me haces desear más el sueño de tener una nena a quien cuidar, y tratar de no transmitir todas mis frustraciones... pero bueno) que rico se siente desde aquí ese sentimiento que compartes con el mundo...!!!

Un Saludo y feliz día del niño (a tu niño interno...)

PAX.!!!

Ganjartek dijo...

GRACIAS HERMANO OTRO PA TI

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Me llegaron al corazón tus palabras. Como vos dices, nuestros hijos han tenido la suerte de haber nacido "al otro lado de la línea" y les cuesta entender que la realidad de muuuchos niños en nuestro país es totalmente diferente a la suya.

Esta mañana cuando los felicitaba, mi Rodri (el mayor) me dijo igual que el Jotita: felicidades a la niña que hay en vos (yo pensaba en lo profuuuuuuundo debe estar todavía esa niña). Nunca me había parecido tan hermosa una felicitación del día del niño, ni cuando yo lo era. Después me puse a pensar que talvez dicen eso porque a veces me pongo a pelear con ellos como si yo fuera de su edad, pero en fin.

Un abrazo querido Paul.

Lingam dijo...

Hermosas reflexiones, querido Ganjar. Me hiciste pensar mucho... Y FELICIDAES A TU NIÑO INTERIOR, y al de todos!!!

rondeldia dijo...

me gusta la canción de kalamarka en la que juanito sueña que su llamita comía charque y chuño ... pero era solo un sueño y el le dice... por que has comido llamita ahora tengo hambre... a la pampa mamita , ahora me voy a quejar

soñando se empieza

un abrazo,

PD. VIERNES 13 - TEATRO AL AIRE LIBRE - CONCIERTO DE KALAMARKA

r

Estido dijo...

Jodida es la vida. Lamentablemente, nunca va a ser diferente. Siempre habrá niños pobres, siempre habrá desigualdad. Pero creo que se debe luchar por conseguir que la pobreza sea digna; es decir, que aunque se pasen dificultades, ninguna familia tenga que enviar a sus hijos a la calle para que ganen unos pesos. Ojalá, ¿no? Me has hecho poner no sé comito, viejo. En fin, un abrazo.

Daniel Mercado dijo...

Muy fuerte el post y tremendo lo que comunicas. Ya me había olvidado que en BOlivia el 12 era día del niño. Ojalá sepamos educar a esta generación, que ahora son niños, para que no aprendan a odiar ni discriminar, regalarles esa grandeza de corazón, que a muchos adultos nos falta, sería una inversión para el futuro de nuestra maltrecha sociedad.

flacazul dijo...

a la niña que vive arraigada en mí le brotaron tantas lágrimas cuando leí tu texto, que a la mujer que se manifiesta en mí quizó salir corriendo y hacer algo.
¿qué? no se me ocurren grandes cosas, más que de a uno se hace la diferencia.
gracias por el texto, y felíz día del niño(a) para tu pequeña.

Sakura dijo...

Recuerdo que en el colegio decían (creo que todavía lo dicen): ...Estos niños que son el futuro de Bolivia!

Sin embargo nunca se habló del presente, y creo que ese es el punto de tu post, de la presente realidad de niños bolivianos de distintos estratos sociales, su diversidad y problemática.

Al igual que Jota creo que todos podemos aportar de alguna manera a que esto se solucione y la brecha no sea un abismo, no me refiero a lismosnas o donaciones que solo son un paleativo, sino a que cada uno desde sus oficios vaya generando mayores fuentes de trabajo que eso repercutirá en otros.

Un abrazo Ganjar!!!

[i] dijo...

Uff que denso. Por los niños bolivianos para que aprendan a respetarse mutuamente.