miércoles, enero 31, 2007

I wanna be sedated


Que queda hermano, tengo los pies reventados de dolor, la espalda llena de arañazos, de esos que producen las hormigas trepando las costillas. Tengo la piel seca, cómo cal y no por falta de sol hermano. Mi sangre está sudando estuco, mi pecho gritando sal y que mierda, así nomás es esto de contar día tras día, hora tras hora. Mas bien tengo base, mas bien puedo fumar.
Que queda bro, ¿seguir en el juego?. Como diría el Llegas, reventando en los parlantes del man del lado ..."es doloroso estar tan sobrio".... ¿Es mejor estar sedado?, ni puta idea viejo, ni puta idea, pero sólo tengo esta noica que me revienta la cuca y hay que hornearse. Con tanto tiempo para recordar su aroma en la pared, no queda más cuate, no queda más. La única forma de mirar mis fantasmas en el techo, es con los ojos vidriosos.
I wanna be sedated man, dime acaso si hay otra respuesta, si algo hay detrás de esta pared mordida de humedad, de la mierda de este nicho, por el que encima, tengo que pagar con mi culo el alquiler. Treinta años cuate, dando vueltas como rata, por este hueco de adobe es mucho tiempo. Para que tratar de ser lúcido y jugar a drogarme con las palabras del ex narco, ese que ahora se las dá de pastor y que habla del perdón de arriba, de que la abstinencia se quita con oración y su mano santa calma mi espuma y mis temblores. Para que tanta supuesta lucidez, tanta mamada en la gelatina de mi cuca.
La memoria se resiste viejo y la sangre está curtida. La mota es una pipoca para las culebritas que trepan por mi cabeza, no sirve viejo, hay que quemarse, así paceñamente con nevadito, como el Illimani. La memoria se resiste mierda y vuelve su imagen y entonces me acuerdo viejo, así clarito, de su cara de labios rosa, de su geografía de dulces pecas. Me acuerdo como sonaban sus tripas, con ese polvo mata bichos, ese con que hacen las estrellitas de San Juan. Si, todavía escucho los petardos explotando en su panza, mientras yo cagando de risa. Estaba torcido y ella gritaba, torcido como el chango de trainspotting que se picaba, mientras su wawa se ahogaba con vomito en la cuna.
Todavía escucho como ella me hablaba de su madre, de sus pedos de la U, de que le emputaba que toque en La Banda, que quería más tiempo, que se habia contagiado y que me haga el análisis. Que queda hermano, hay que quemar a estas ratas, confundir a las putas hormigas que suben por mis brazos. Ella está lejos y no fué mi culpa, estaba horneado viejo, cómo podía saber que no era digestan lo que había tomado. Pensé que era un juego, eso de cortarle el cuello, sólo una forma de hacerle cosquillas y nada más. Yo cagaba de risa, con la fuente de sangre esa que a borbotones bañaba mi polera, como saber pues que era cierto y no parte de mi pedo.
En fin, falta harto todavía cuate, mañana será otro día y voy a torcerme toda la tarde. Hay partido, en la cancha "Pinos" Vs "Alamos" dicen; huevo no iré, me duelen las rodillas y cada que corro escupo esa mierda verde, además me acuerdo de su corazón latiendo en mi pecho.
No cuate, mañana prefiero torrar todo el día, se que igual nomás, así re pasado, cuando me duerma la volveré a ver, todo aplastada, con el cuello de rosa abierta, regalándome espinas fosforadas. La voy a ver y besar enterita, recordando sus pechos de chocolate, sus caderas afiladas y escuchando, esa su típica advertencia: "cuando me vaya mi nombre, será el humo de tu yerba".

9 comentarios:

rondeldia dijo...

y mi nombre sera el humo de tu yerba ...

que joda che...

pesado estas ...

gamez dijo...

Creo que Joey Ramone vivió algo asi, pero todo esta en choose or not to choose nove? Ese paseo urbano creo que es una constante siempre en miles de seres y algunos muy cercanos, aunque quizás no llegaron tan lejos

Anónimo dijo...

leo una cruda descripción con pobre calidad literaria, del mundo de la droga, haces uso del lenguaje de la gente del mundo de las drogas de manera clara y a veces deschapante. La verdad escribiste cosas mejores. Me quedo en todo caso con la frase del final, esa sentencia de por vida. Por màs que evadas viejo, no puedes escapar de los ojos del de arriba que todo lo sabe..
un saludo y segui explorando
Por cierto la foto como la sacaste?

Karl dijo...

crudo y sedado...me gustó, me torceré en tu nombre. Me hizo recuerdo a una cuata, que en paz descanse que murio con raticida. Deberian prohibir esa huevada que por dos lucas te da un doloroso pase al infierno.

Sakura dijo...

Crudo... sin embargo le falta un poco más de fuerza...

Sólo una crítica constructiva, la puntuación puede que te de mayore spautas para darle mejor entonación y fuerza en los lugares que más se necesite.

Saludos =)

Paul dijo...

Estimada Sakura, Estimado Anónimo:
Se agradecen los comentarios, sin embargo la historia no pretende ser un cuento, es simplemente un relato descriptivo, con la necesaria carga anímica y emocional, sobre la vivencia de un personaje real..
Un abrazo

Vania B. dijo...

I wanna be sedated, al tiro se me vino la canción de Ramones.

Qué jodida esa vida che. Sería ideal que ese infierno durara poco en todo caso, pero a veces es una eternidad.

Un abrazo.

CyNtHiA dijo...

Graxs.. necesitaba leer eso.
No le des importancia a esos dizke "criticos"?, jajaja.. uno escribe para UNO, y si a alguien le gusta bien, y si a alguien no, mejor!!!

"...y me kedo en tu palabra, confunfida en la fragancia de los besos ke me faltan.."

Un saludo--

hollbruck dijo...

La puntuación es un asunto demasiado subjetivo como para darle tanta importancia...¿acaso jack Kerouac no se negó a someterse a las estrictas normas de puntuación y,tanto en su poesía como en sus novelas,prefirió otorgarle mayor libertad a este aspecto? ¿No fue Saramago que en algunos de sus cuentos-como en "Objeto casi"(Casi un objeto)-experimentó con eficacia el alterar
la construcción sintáctica?
Kerouac alentó el uso de el guión vigoroso y reducir a lo mínimo las comas y puntos que el consideraba hasta cierto punto innecesarias y artificiales...