martes, octubre 18, 2005

2 años



Viernes 17 de Octubre por la noche, escuchaba el discurso de Mesa en la tele, mientras mi hijita dormía en su cuna ajena a lo que pasaba en la casa y en el país. Yo intuía lo que dos semanas después ocurriría en mi vida y sentía que ese Octubre era el principio del fin de más de una historia.
Un presidente salía por la puerta de la cocina, su mujer se preocupaba por llevar sus joyas y los marineros que le habían jurado lealtad como su Almirante, saltaban del barco como sea. Al día siguiente juraba otro presidente, el segundo en el barco, ¿no era lógico acaso que el capitán siga al Almirante hasta el final?
67 muertos registrados, más de 200 heridos, ¿culpables? ¿Los dirigentes que los llevaron a marchar?, ¿el gobierno que no dudo un segundo en meter bala? ¿Nosotros bolivianos que nos hicimos mamar en las elecciones?
Sea como sea, aquel Octubre del 2003 cambiaron muchas cosas en este país y la casualidad, hizo que también en mi vida. Ni bien terminada la guerra del gas, empezó mi guerra personal, que hasta hoy continuo, la lucha por defender la seguridad de mi hija. No olvidemos Octubre, no olvidemos la sangre y no nos dejemos mamar otra vez.


2 comentarios:

vero dijo...

ya pasaron dos años... que rápido pasa todo...

recuerdo todo con mucha claridad, yo vivía en el alto... fue una locura, mi hija todavía recuerda el ruido de los disparos...de los aviones... una locura total..

Bueno, definitivamente es muy difícil ganar esta guerra contra los pinches gobernantes... son todos la misma mierda, evos, tutos.. todos la misma mierda...

asi que mejor enfócate en esa guerra tuya, en esa que debes ganar día a día... en esa que vas ganando de a poco...

como hacemos para que no nos mamen otra vez??? GOLPE DE ESTADO?!?!?!?

[i] dijo...

octube de 2003, acababa de llegar de Madrid, después de un año de añorar en extremo y por supuesto con absoluta falta de objetividad mis cerros, mis montañas sagradas, mis amigos, mi gente, mi bandera.... no tardé casi nada en acordarme porque me habia ido... las balas, los gases, los bloqueos y los paros ayudaron... pero aún así, cuando todo calmmó un poco me di cuenta que de verdad amaba esa bandera... mas allá de cualquier guerra civil, politica o personal que te pueda ofrecer.