miércoles, mayo 09, 2007

Coquetear al Poeta II

Debes irte, mirando intermitente desde alguna nube,
luego, si te lo pide, volver entonces con la cara lavada y el cabello besando tus pestañas.
Llorar en su pecho, a miserables veinte centímetros de su boca y en la mirada mojada gritarle un ahórcame o bésame.

Debes dejar que se mojen sus labios en el sabor de tus venas
y gritarle silenciosa que te deje.
Asegurarte, que tu mano izquierda juegue con su pierna en la huida,
darle un tibio te quiero en su boca partida y morderle sin asco los poros.
Dejar luego que te seduzca, permaneciendo sentada en posición de loto,
ocultando los lugares por los que grita su abstinencia.

Debes darle una caricia con la palma izquierda y esbozar una sonrisa tibia,
pararte de golpe,
besar su frente,
mirarle la camisa gastada
y gentilmente, cerrarle la bragueta.

Después, en silencio, debes darte la vuelta,
y dejar que te bese, abriendo tus labios y lanzando sólo tres jadeos.
Debes mirar la puerta y lanzar un gracias, con entonación de te deseo y semántica de no me toques e irte de su vida por tres o cuatro días.

A tu retorno el tendrá la soga lista y tú te sentarás a esperar que hable
y envuelva tu cintura con ese tejido de versos manipula piernas. Dirá esas palabras que suelen decirse, tocará con esa tibieza que suele tocarse,
mirara como suele mirarse y besará como debe besarse.

A la madrugada, morderá tu pie izquierdo y luego de besarte el labio inferior
y el de más abajo, pasará la soga por su cuello.
Entonces, comprenderás, que el bamboleo fino de caderas en la huida
deja siempre una tornasolada espina en su terquedad

Aceptarás que volverá por más
Que asfixiara independencias
Que será gota china en tu frente y
beso de taladro

Y se quedará en ti,
Y seducirá tu risa blanca
Y comerá tu fruto de mar
Y nuevamente soportarás
que no se largue.

4 comentarios:

flacazul dijo...

ellos, que con las palabras como seda la acarician a una y hacen lo que saben-y-deben tan bien que a veces, es más difícil soportar que se larguen y más fácil rogar que se queden.

un abrazo.

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

"...Aceptarás que volverá por más
Que asfixiara independencias
Que será gota china en tu frente y
beso de taladro..."

Y es que algunos poetas son adictivos.

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

¿Cómo pedirle que se vaya a alguien que es capaz de acariciar con palabras, aunque estés seguro de que al final acabará marchándose?.
Excelente poema.
Un saludo.

gamez dijo...

No sería mejor que trás la huída, en vez de 3 ó 4 días sean 3 ó 4 años? Por todo lo demás estoy de acuerdo...aunque con la soga quizás la huída sea para siempre. Celebro el poema, pero sin alcohol, por si las dudas.