martes, octubre 17, 2006

De Octubres...

16 de Octubre de 1946, nace mi padre, en la misma fecha es condenado a la horca Goering en el juicio de Nuremberg, él en su orgullo nazi prefiere suicidarse con una cápsula de cianuro antes que arrepentirse de algo. Mi padre a la fecha sigue sin cuestionar los prejuicios heredados de mi bis abuelo y continua odiando a los judíos.

Por mi parte, tengo varios amigos israelitas, aunque Sharon en definitiva me cae mal y si viviera en la franja de Gaza sin duda lanzaría piedras antes que balas. Pero esa es otra historia y no tiene que ver en nada con la solución final que fue una mierda total. Aunque los amigos de Israel no aprenden y fieles a su antiguo testamento siguen practicando el ojo por ojo solo que quitándoles las corneas a musulmanes igualitos de cara a ellos y que no tuvieron nada que ver con el señor Goering.

16 de Octubre del 2003, El mismo día mi hijita con 5 meses de vida, inocente de todos los despelotes que voltearon al gringo, sólo reclamaba leche, sin entender que nacía a una nueva Bolivia. Ese día, al ver los tanques en la calle, volvieron las imágenes de los setenta, cuando de niño miraba con asombro y temor los tanques en la UMSA. Esta vez sin embargo lo hacía con bronca y volvía nuevamente el miedo a las balas de los días que dormía en el suelo con colchones en las ventanas y mi madre me decía si mi padre no llegaba a dormir era por que seguro ya estaba en la morgue, cuando en realidad andaba chupando en casa de algún cuate.

17 de Octubre del 2003, se hace pepa el Goni a tomar sol a Miami, luego de que dió la orden de meter bala. Se fué gritando desde la ventana Indios de Mierda y tomando Whisky con el Berzaín acabaron concluyendo luego de tres Old Parr, igual que el Goering antes de morir, que habían hecho todo por el progreso y por defender la nación.

Ese día de forma diferente, esta vez siendo padre, entendí los errores de los prejuicios racistas y contradictorios de familia clase media que me formaron y algo termino de cambiar en mi.

15 de Octubre del 2004, muere la Blanca Wiethuchter poeta paceña, biógrafa de Jaime Sáenz que a diferencia de algunos antecesores decidió, voluntariamente ser cremada y perderse en el viento de cordillera del lago Titikaka.

Recordando antiguas guerras, intolerancias tan vigentes y la sangre paceña de carne de cañón de los de siempre, me quedo en las palabras de uno de sus poemas:

Me he muerto a mí misma y eso me conmueve sobremanera.
volver a preparar mi desaparición me consuela y me desgasta
pero puedo seguir la curva de mi brazo,
lo que da la medida de mi soledad
y puedo morderme el vientre de nuevo
lo que enciende el sumidero en el que temo caer para siempre.

Amo este mi cuerpo árido sin solicitud, con avaricia
mi negro hombro infantil que se desplaza según el cielo
que diseña todo el invierno.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Definitivamente, tu blog es muy bueno.
Sabés? Me recordás a una persona que conocí hace mucho tiempo. Me refiero a ese tipo de personas que mágicamente, abren surcos en el alma, pero de los agradables, esos que da gusto caminar y bordear una y otra vez sin cansarse un poquito siquiera...
LG

Ganjartek dijo...

Gracias por las visitas y las palabras y por no aburrirte en las visitas a mi espacio
Besos de este lado de la noche
Moi

Jota-B dijo...

Octubre...

es un mes más para demostrarse.. que a pesar de lo loco que está este mundo... uno puede hacer la diferencia... demostrando que no se rinde ante tanta mierda.. y que se puede por más difícil que sea...

Sonreir antes de morir, por lo realizado que uno puede estar...

Sakura dijo...

Quiero pensar que Octubre por esos hechos tan dolorosos haya grabado en cada uno de nosotros una lección: Ser tolerante y responsable con los demás.

Sin embargo a veces me parece escuchar a personas, ya sean políticas como no, hablar sobre aquello de una manera muy superficial, y tomarlo como "SLOGAN" todo lo que ocurrió el 2003.

Ahora nos queda "re nacer" y reconfigurarnos para lograr que esa lección pueda ser vista por otros desde una nueva perspectiva.

Saludos

Ganjartek dijo...

Esta en nuestros manos alzar la voz cuando veamos injusticia, cuando escuchemos intolerancia, cuando sintamos prejuicios. De nosotros depende que aprendamos de octubre y nunca más un ministro diga a los campesinos Indios de Mierda con ustedes no hablo.
Caso contrario Octubre será un Slogan..

Candela dijo...

18 Octubre de 2006, sigo siguiéndote en cada fragmento, en cada poema, en cada dolor y en cada virtud.
Mis cariños a tu padre (del mismo año y mes que el mío)

Un beso

hollbruck dijo...

Octubre 2006,se matan los mineros en huanuni y los cocaleros con los pacos en carrasco,la carnicería es aprovechada por la derecha y sus acólitos de los medios para destrozar al gobierno del "cambio"...el evo juega futbol,se queja de una conspiración en el oriente mientras las balas salen de occidente,sus enemigos están en el palacio y él sigue papando moscas.De octubre a octubre,me parece que Bolivia ha vuelto a ser la misma mierda de siempre.

reggaetoneros fuckyou dijo...

Mas allá de tus recuerdos personales muy respetables y la experiencia con tus padres y los golpes,creo que lo que sí merece recordarse es a Blanca wiethuchter y disfrutarse su obra conocida internacionalmente...una poeta extraordinaria sin duda alguna.

Estido dijo...

Porque lo odiaban, en cada manifestación le gritaban: "Gringo, cabrón, vete a washintón" (he transcrito la oralidad, porsiaca), y ahora, lo quieren de vuelta.

No coincido contigo, querido Ganja; en Octubre no nació una nueva Bolivia, simplemente cambiamos de pollera. Como dice la canción "Nada cambia, todo cumbia".

Respecto a Blanca, creo que aún no ha sido homenajeada como se merece. Su obra, más allá de lo poético, se ha extendido a la docencia, la publicación, la crítica de arte, etc. Recuerdo que cuando organizábamos la presentación del libro "El lugar del fuego", se le pidió a Pérez Alcalá, un "gran amigo" de ella, que dijese unas palabras en el acto, que ya era póstumo, y él se excusó diciendo que "no sabía si iba a tener tiempo". Sería bueno que otras personas sí se den tiempo y comiencen a homenajearla de la mejor manera: leyéndola.