domingo, octubre 08, 2006

39 años


Carta de Julio Cortázar a Roberto Fernández Retamar sobre la muerte del Che

París, 29 de octubre de 1967

Roberto, Adelaida, mis muy queridos:

Anoche volví a París desde Argel. Solo ahora, en mi casa, soy capaz de escribirles coherentemente; allá, metido en un mundo donde sólo contaba el trabajo, dejé irse los días como en una pesadilla,comprando periódico tras periódico, sin querer convencerme, mirandoesas fotos que todos hemos mirado, leyendo los mismos cables y entrando hora a hora en la más dura de las aceptaciones. Entonces me llegó telefónicamente tu mensaje, Roberto, y entregué ese texto que debiste recibir y que vuelvo a enviarte aquí por si hay tiempo de que lo veas otra vez antes de que se imprima, pues sé lo que son los mecanismos del télex y lo que pasa con las palabras y las frases.
Quiero decirte esto: no sé escribir cuando algo me duele tanto, no soy, no seré nunca el escritor profesional listo a producir lo que seespera de él, lo que le piden o lo que él mismo se pide desesperadamente. La verdad es que la escritura, hoy y frente a esto,me parece la más banal de las artes, una especie de refugio, dedisimulo casi, la sustitución de lo insustituible.
El Che ha muerto ya mí no me queda más que silencio, hasta quién sabe cuándo; si te envié este texto fue porque eras tú quien me lo pedía, y porque sécuánto querías al Che y lo que él significaba para ti. Aquí en Parísencontré un cable de Lisandro Otero pidiéndome ciento cincuentapalabras para Cuba. Así, ciento cincuenta palabras, como sin uno pudiera sacarse las palabras del bolsillo como monedas. No creo quepueda escribirlas, estoy vacío y seco, y caería en la retórica. Y eso no, sobre todo eso no. Lisandro me perdonará mi silencio, o lo entenderá mal, no me importa; en todo caso tu sabrás lo que siento.
Mira, allá en Argel, rodeado de imbéciles burócratas, en una oficinadonde se seguía con la rutina de siempre, me encerré una y otra vez en el baño para llorar; había que estar en un baño, comprendes, para estar solo, para poder desahogarse sin violar las sacrosantas reglasdel buen vivir en una organización internacional. Y todo esto que te cuento también me averguenza porque hablo de mí, la eterna primerapersona del singular, y en cambio me siento incapaz de decir nada de él. Me callo entonces. Recibiste, espero, el cable que te envié antesde tu mensaje. Era mi única manera de abrazarte, a ti y a Adelaida, atodos los amigos de la Casa. Y para ti también es esto, lo único quefui capaz de hacer en esas primeras horas, esto que nació como un poema y que quiero que tengas y que guardes para que estemos más juntos.

No nos vimos nunca pero no importaba.
Yo tuve un hermano
que iba por los montes mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo,
le tomé su voz libre como el agua,
caminé de a ratos cerca de su sombra.

No nos vimos nunca pero no importaba,
mi hermano despierto mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome detrás de la noche su estrella elegida.

Ya nos escribiremos. Abraza mucho a Adelaida. Hasta siempre, Julio

Lei esta carta hace tiempo, cuando aún contaba con revolucionarios 19 años y salía a bloquear la Avenida Villazón, esa que no tenía nudo. Estudiaba sociología, creía con firmeza en los ideales de cambiar el mundo, como muchos de mi generación, que crecimos en dictadura y fuimos testigos de la lucha de los nuestros por conquistar la democracia. Hoy por hoy, los de 19 saben del CHE por que aparece en camisetas Benneton y los que tiene plata para una, no tienen idea de luchas por que nunca les costó nada, tuvieron todo dado por sus papis bien (bien ladrones). Aunque no tengo en mi despacho un trozo del muro de Berlin, como diría Sabina, sigo sosteniendo que el Che antepuso el romantico Quijote al práctico estratégico y de ahí su muerte. Mucho se puede debatir sobre el tema, sobre lo justo de empezar su guerrilla en un país que no lo reclamaba, todavía tenía esperanzas luego del 52; mucho sobre los bolivianos que murieron en Yancahuazu y ahora viven olvidados sin pensión, mucho sobre como quedo abandonado por el partido comunista de Bolivia, por el propio Fidel que luego lo alzó como bandera, mucho se debatirá a favor y en contra aún 39 años después, al final en sus últimos minutos Ernesto tenía razón "más valgo muerto que vivo" dijo y más allá de todo debate una cosa es incuestionable su coherencia.

7 comentarios:

rondeldia dijo...

la coherencia de ir a un país a organizar una guerrilla por que geográfica y politicamente pudimos ser su fortín (ningun vínculo emocional)... no me cierra la idea de esa figura idealizada por los medios ... los milicos solo hicieron su trabajo, tampoco son héroes, un invasor más en Bolivia... mejor dicho un invasor menos...

ahorita me preocupa el proceso de desestabilización que esta semana (aparentemente) desembocará en la toma de gobierno... estemos preparados... en cuanto al che... si les pagarán royalties a su flia. por las ventas de su imagen... creo que ya no vivirían en Cuba... (si es que siguen en Cuba)

Ganjartek dijo...

me reifero a la coherencia de ser consecuente con lo que crees y definir tu camino en función a eso, me refiero a la coherencia del ideal no de los medios. Lo sostengo los medios estaban equivocados, la elección de Bolivia también, pero la consecuencia hasta el final para mi no.
Eso de la toma de gobierno, pinches rumores, pinches rumores, no hay condiciones para un proceso de golpe de estado, ese es el sueño del Ruben Costas, el German Antelo y las logias cruceñas..
De que el gobierno se ha equivocado es un hecho pero de ahí a que se de un golpe hay mucho trecho.

peyote dijo...

por que la gente queda tan flasheada con un tipo que murio en un pela tonta, vlae perdona, no quiero ser atropellado con dichos del che a diestra y siniestra; creo en lo que creen; el ideal.
El gral. Ovando ordeno la muerte del che, contrariando la orden de lo americanos, quienes lo querian vivo para apresarlo.
" el che es un guerrero, debe moriR como tal; ser uan simbolo".

No entro al debate.
un saludo.

Estido dijo...

Dicen que al soldado elegido para ultimar al Che le temblaron las piernas cuando quedó solo frente al guerrillero, apuntándole con un nerviosismo evidente. Entonces, el Che, de soldado a soldado, le dijo: "Dispará tranquilo, vas a matar a un hombre". (que cada quien interprete el significado de la frase)

Si Ovando pensó que "el Che es un guerrero, debe moriR como tal; ser un simbolo", de seguro fue porque intuyó el negociazo de las poleras. Entonces, Ron, ya sabes a qué familia van a parar los Royalties.

Sakura dijo...

Creo que muchos sólo consideran al Che como una imagen comercializada, y es que también lo ha sido, sin embargo no se han situado en la realidad de esa entonces.

EEUU lo quería bien muerto, por su puesto que sí, al igual que lo quería muerto a Castro, si uno fue tan peligroso con su islita imagínense lo que podría lograr con un continente. La posición geográfica de su centro de operaciones en definitiva fue una falla estratégica y mucho más si no pudo conseguir apoyo de los sindicatos mineros que tenían un buen papel en esa entonces.

Sakura dijo...

Y sobre la desestabilización y la supuesta toma de gobierno, en definitiva movidas de antiguos "líderes" que gobernaron y ahora no quieren ser gobernados.

Me pregunto qué es lo que prefieren las personas que creen en este tipo de rumores, un gobierno defacto o un gobierno democrático, cuál les parecerá mejor?, creo que el post que alguna vez publiqué viene muy bien al caso...

Paulina dijo...

No importa con cuánto cinismo me vista, la revolución siempre me emociona por sorpresa.